viernes, 2 de marzo de 2012

Usuarios de GNU que nunca han oído hablar sobre GNU


[NOTA ORIGINAL EN  EL BLOG DE LUCAS]

Este es un tema de suma importancia para todo usuario de GNU/Linux. Es crucial, a la hora de tomar contacto con este mundo, el mundo del Software Libre, ser precisos en los conceptos y las ideas que utilizamos a diario.

No es un tema menor abogar por la utilización del nombre propio «GNU/Linux» en lugar de simplemente «Linux». Y para ello, es prudente y necesario, conocer la diferencia entre uno y otro; cuándo se debe hablar de «GNU/Linux» y cuándo de «Linux» a secas.

Para precisar estos conceptos, voy a parafrasear y condensar varios y extensos textos del maestro RMS, que son fácilmente entendibles y que tal vez, no han tenido la difusión que merecen.

¿Cuál es la diferencia entre un sistema operativo y un núcleo?
Un sistema operativo es una colección de programas que son suficientes para usar la computadora para una realizar una variedad de trabajos. Un sistema operativo de propósito general, para ser completo, debería manejar todos los trabajos que diversos usuarios pueden querer realizar.

El núcleo es uno de los programas en un sistema operativo, el programa que distribuye los recursos de la máquina a los otros programas que estén ejecutándose. El núcleo también se encarga de iniciar y parar otros programas.

Para confundir el asunto, algunas personas usan el término «sistema operativo» para decir «núcleo».
Generalmente, cuando las personas hablan del «sistema operativo Linux» están usando «sistema operativo» en el mismo sentido que se mencionó más arriba: se refieren a la colección completa de programas.
Si eso es a lo que nos queremos referir, debemos llamarlo «GNU/Linux».

Si sólo nos referimos al núcleo, entonces el nombre correcto para eso es «Linux», pero, como enseña RMS, es conveniente decir también «núcleo» para evitar la ambigüedad sobre el cuerpo de software al que se refiriere.

Stallman además, agrega, que construir un Sistema Operativo, no es igual que construir una casa, y que por ende, el núcleo no es el cimiento del SO. Más bien, afirma, es como la Estación Espacial Internacional:

Si la mayoría de los módulos de la estación espacial estuviesen en órbita y conectados pero esperando un módulo vital, ese hubiera sido el sistema GNU en 1992.

Cabe destacar que esta diferenciación es útil, porque el núcleo Linux es monolítico, es decir, que concentra todas las funcionalidades posibles (planificación, sistema de archivos, redes, controladores de dispositivos, gestión de memoria, etc) dentro de un gran programa.

¿Cómo sucedió que la mayoría de las personas llaman al sistema «Linux»?
Llamar al sistema «Linux» es una confusión que se ha expandido más rápido que la información que la corrige.

Las personas que combinaron a Linux con el sistema GNU no siempre fueron conscientes de que a eso sumaba su actividad. Concentraron su atención en la parte que conformaba Linux y no se dieron cuenta que una mayor parte de la combinación era GNU. Lo comenzaron llamando «Linux» aún aunque ese nombre no encajaba con lo que tenían.

La mayoría de las personas que llaman «Linux» al sistema nunca escucharon decir por qué esa no es la forma correcta. Vieron a otros usando ese nombre y asumieron que debía estar bien.

El nombre «Linux» también difunde una imagen falsa del origen del sistema, dado que las personas tienden a suponer que la historia del sistema fue tal como para encajar en ese nombre. Por ejemplo, suelen creer que su desarrollo lo comenzó Linus Torvalds en 1991. Esta imagen falsa tiende a reforzar la idea que el sistema debería ser llamado «Linux».

La gente utiliza GNU, pero no ha oído hablar de GNU. La importancia de tomar conciencia acerca la diferencia entre GNU y Linux, radica, no sólo en llamar a cada quien por su nombre, sino en conocer y entender, que GNU es mucho más que un sistema operativo.

GNU está asociado con los ideales de la libertad del movimiento del software libre. Esa asociación no es un accidente, el motivo para desarrollar GNU fue específicamente poder utilizar un ordenador y tener libertad.

Una persona que vea el nombre «GNU» por la primera vez en «GNU/Linux» no lo va asociar inmediatamente con nada. Pero cuando las personas sepan que el sistema es básicamente GNU, eso los traerá un paso más cerca de aprender sobre los ideales del Software Libre.
Llamar al sistema «GNU/Linux» difunde la conciencia acerca los ideales de la libertad por los que desarrollamos el sistema GNU.
Según RMS, el mismísimo Linus Torvalds fue influenciado parcialmente por una charla sobre GNU en Finlandia en 1990. Es posible que aún sin esta influencia él podría haber escrito un núcleo similar a Unix, pero probablemente no hubiese sido software libre. Linux se hizo libre en 1992 cuando Linus lo publicó bajo la GPL de GNU.

Como Linux es una contribución secundaria, ¿sería falso a los hechos llamar al sistema simplemente «GNU»?
He aquí las razones por las cuales, RMS, considera que debemos llamar al sistema  «GNU/Linux» en lugar de sólo «GNU»:

  • No es exactamente GNU, tiene un núcleo distinto (eso es, Linux). Distinguir GNU/Linux de GNU es útil.
  • Sería descortés pedirle a las personas que paren de darle crédito alguno a Linus Torvalds. El escribió en efecto un componente importante del sistema. 

A principios de los años 90, el proyecto GNU, había preparado todo el sistema salvo el núcleo. En realidad, estaban trabajando en un núcleo, el Hurd de GNU, que se ejecutaba sobre Mach. El desarrollo de ese kernel había sido mucho más difícil de lo esperado.

Gracias a Linux, no hubo que esperar a que se finalice Hurd. Cuando Torvalds liberó Linux, se llenó el último hueco importante en el sistema GNU. La gente pudo combinar Linux con el sistema GNU para hacer un sistema libre completo: una versión basada en Linux del sistema GNU, el sistema GNU/Linux para abreviar.

Hurd de GNU empezó a funcionar de forma fiable en 2001, pero falta un largo camino para que esté listo para ser usado por el público en general.

Los nombres transmiten significados, nuestra elección de los nombres determina el significado de lo que decimos.

Si llamamos a nuestro sistema operativo Linux, estaremos comunicando una idea equivocada sobre el origen del sistema, su historia y su propósito.

Si lo denominamos GNU/Linux, estaremos comunicando una idea más precisa.
En palabras de Stallman:

Cuando explico porqué lo correcto es llamar al sistema operativo GNU/Linux y no Linux, la gente a veces responde de esta manera:
Por supuesto que el Proyecto GNU merece el reconocimiento por este trabajo, pero ¿vale la pena tanto alboroto cuando las personas no se lo dan?. ¿No es lo más importante que el trabajo se hizo, no quién lo hizo?. Debería relajarse, sentirse orgulloso por el trabajo bien hecho, y no preocuparse por los méritos.
Este consejo sería sensato sólo si la situación fuese ésa: si el trabajo estuviera terminado y fuese el momento de relajarse. ¡Ojalá eso fuera cierto!. Pero los desafíos abundan, y no es el momento de dar por hecho que el futuro está garantizado. La fuerza de nuestra comunidad descansa sobre un compromiso de libertad y cooperación. Usar el nombre GNU/Linux es una forma de no olvidarlo y de informar a los demás sobre estos objetivos.

¿Pero es esto importante para nuestra comunidad? ¿Es importante que la gente conozca el origen del sistema, su historia y propósito?. Sí, porque quienes olvidan la historia están condenados a repetirla. El mundo libre que se ha desarrollado alrededor de GNU/Linux no tiene garantía de supervivencia; los problemas que nos llevaron a desarrollar GNU no están completamente erradicados y amenazan con regresar.

Links:





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...