miércoles, 2 de mayo de 2012

Jorge Rafael Videla parece haber perdido la verguenza para hablar sobre la última dictadura militar


[OPINIÓN PERSONAL]

Lo mejor que se puede hacer con estos tipos es dejarlos hablar. Que digan todas las pelotudeces y barbaridades que se les ocurran. Así se les van acabando las excusas, las mentiras, la vergüenza, y la razón (por cordura).

[NOTA ORIGINAL EN CUARTO PODER]

El dictador Jorge Rafael Videla parece haber perdido el pudor para hablar sobre la represión en la última dictadura militar. Tras más de 20 horas de entrevistas concedidas al periodista Ceferino Reato, el pasado viernes declaró como testigo ante la Justicia y reconoció que el método de las desapariciones les resultó una figura “cómoda”, que “no provocaba el impacto de un fusilamiento público porque la sociedad no lo iba a tolerar”.

La jueza Martina Forns citó a Videla en el marco de un expediente en el que se busca saber dónde están los restos del ex jefe político del ERP, Mario Roberto Santucho, según informó  Página 12. Allí habló de las listas, dijo que cada uno de los jefes de áreas y de zonas tenían las suyas y explicó que nunca se publicaron porque no hubo acuerdo entre las Fuerzas. El viernes, también, allanaron su vivienda y la de Harguindeguy.

Era difícil pensar que tantas personas podían ser juzgadas y la Justicia estaba asustada por la persecución que habían sufrido los jueces de la Cámara Federal en ese momento”, indicó sobre los desaparecidos. “La figura del desaparecido era la que se tenía que usar, era una figura ‘cómoda’, entre comillas, porque no impactaba en la sociedad”.

Reato declaró cuatro días antes de Videla y eso abrió las chances de esta declaración. Ante la Justicia habló también de la cantidad de desaparecidos: “El saldo de la guerra no estaba calculado y los 7 u 8 mil desaparecidos no era la gente que había que matar, como menciona el periodista, sino que fue una consecuencia de la guerra”.

El juzgado le preguntó también por los vuelos de la muerte. Sí había escuchado hablar de ellos. Aquí es donde mostró una de sus descripciones más crudas: lo que para él son “condenados” son los militantes asesinados. “Personalmente no los ordenó (a los vuelos) –dijo–. Ni los dirigió y le llegaron (los datos) porque se los habían contado. Era una cosa más de la Armada. Supone que en los vuelos iban la tripulación y las personas que iban a ser ejecutadas o a cumplir una condena, no pudiendo asegurar –dijo– si el Ejército en algún momento utilizó sus elementos aéreos para este tipo de procedimientos”.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...